miércoles, 4 de diciembre de 2013

  • Nº pág.: 478
    Formato: Tapa blanda
    Tamaño: 15,00 x 21,50 cm.
    Año de edición: 2013
    ISBN: 978-84-87462-73-3
    P.V.P.: 20 euros
Sinopsis
El autor desarrolla, a través de su memoria personal de más de tres décadas en la compañía, la evolución política, sociológica, económica y tecnológica del ferrocarril y, por extensión, de España misma, en una época decisiva, desde antes de la Transición hasta el inicio del nuevo siglo. 
En sus páginas se refleja con fidelidad, estilo desenfadado y espíritu crítico, la intrahistoria de Renfe, es decir, los sucesos, los personajes, las decisiones y las anécdotas que han conformado el devenir de la empresa y de su entorno. 
El paso del autor por diferentes cargos de responsabilidad regionales (Cataluña, País Vasco, Galicia, Asturias, Madrid), así como la dirección de los talleres, de los recursos humanos, de la explotación, de la gestión de calidad, de la primera línea de alta velocidad Madrid-Sevilla y, antes de su retirada, de la dirección general de Operaciones, le permite opinar con conocimiento de causa de diferentes temas de actualidad, tanto ferroviarios – gestión empresarial, injerencia política, ancho de vía, liberalización, seguridad, separación de infraestructura y explotación – como generales – terrorismo, nacionalismo, administración de justicia, prensa. Su testimonio resulta especialmente interesante para entender la génesis y el desarrollo de la alta velocidad en España.


Disponible en:












Jose Luis Villa, Autor



José Luis Villa de la Torre (Madrid, 14 de octubre de 1.940), es doctor ingeniero industrial por la Escuela de Barcelona y diplomado en investigación operativa y en organización.
Tras terminar la carrera en 1.964, su primer trabajo lo realizó en una empresa constructora de Barcelona. Más tarde fue contratado por el Ayuntamiento de Madrid como inspector de Industria y prestó luego sus servicios en una empresa de organización industrial.
En mayo de 1.967 empezó a trabajar como ingeniero en RENFE, compañía de la que, siendo director general de Operaciones, se retiró en octubre de 1.999. En esta empresa ha ocupado, entre otros, los cargos de director de la Séptima Zona (Noroeste) y de la Quinta Zona (Cataluña), director de Talleres, director de Personal, director del AVE Madrid-Sevilla y director general de Servicios de Transporte. Además, ha sido consejero de Transfesa, Tifsa, Ineco, Emfesa y Comfersa, así como vicepresidente de la Asociación Española de Calidad y, dentro de ésta, presidente de las Empresas de Servicios.
Tras la Ley de liberalización del transporte ferroviario de mercancías del año 2.003, ha colaborado varios años con el grupo Acciona para la creación y puesta en marcha de la empresa Acciona Rail Services, que opera en España desde enero de 2007.

Entrevistas y presentaciones del autor



Críticas a Renfe en el diván

"El libro Renfe en el diván recoge la experiencia profesional de José Luis Villa, que ocupó durante tres décadas las direcciones generales más importantes de Renfe. 
Aunque se trata de una obra eminentemente autobiográfica, el autor proporciona una información inédita e iluminada desde una perspectiva generalmente inaccesible que, en conjunto, hacen ver nuestra historia ferroviaria más reciente como un conflicto continuo. Villa no duda en atribuir esta circunstancia a una lucha surgida entre los profesionales ferroviarios y los gestores llegados de la mano de cada presidente de turno. Desde aquí, el exdirectivo de Renfe explica los principales acontecimientos ferroviarios de las últimas tres décadas del siglo XX."
Reseña en media-tics.com Ecointeligencia Editorial, SL,  

Una historia contada desde dentro: Renfe en el diván
"Son tiempos estos en los que ex presidentes de toda índole cuentan sus experiencias de cuando gobernaban, algo que no ocurre con los presidentes de Renfe, y eso que el texto de alguno (Julián Gª. Valverde) alcanzaría unas ventas magníficas. A falta de presidente-escritor, he aquí a José Luis Villa.  José Luis Villa, que ahora cuenta con 72 años, lo ha sido todo en Renfe, menos presidente. Este directivo perpetuo en la Compañía entró en 1967 y llegó a ser Director General Adjunto, Director de la 5ª, la 6ª y la 7ª Zona, Director de la Línea de Alta Velocidad Madrid-Sevilla, Director de Mantenimiento de Material, Director de… Este ingeniero industrial ha vivido desde dentro 30 apasionantes años de la historia de Renfe, y esta experiencia la ha querido contar en un libro, "Renfe en el diván. De la autarquía a la Alta Velocidad", que ya está a la venta editado por Noesis. Quienes conocen a José Luis Villa le presentan como una persona emotiva, franca y directa, y la lectura de la que podríamos denominar autobiografía profesional confirma esta caracterización. 
El libro recoge su vasta experiencia como directivo de Renfe, tan amplia que no era difícil que la obra contuviera, como así es, numerosas anécdotas que, más allá de lo circunstancial, también explican aspectos relevantes de la historia de nuestros ferrocarriles. Entre ellos, sobresale el retrato de cómo eran aquellos presidentes que dirigieron esta Compañía pública durante tres décadas, alguno de los cuales no termina con demasiada buena imagen en el relato de José Luis Villa. Su relación con los diferentes presidentes que pasaron por Renfe ayuda a comprender mejor la trayectoria de la Compañía y constituye un capítulo específico, ciertamente de lo más destacable. En todo caso, este aspecto permite a Villa hilar su narración sobre el principio de que cuando los políticos respetaron la independencia de los técnicos, las cosas fueron bien, y cuando eso no se produjo el resultado fue el contrario.
También es interesante leer cómo se tomaron algunas decisiones, importantes, sí, pero que en ellas aspectos poco trascendentales tuvieron más relevancia de la deseada. "Renfe en el diván" es un libro bien escrito, con un acertado dinamismo, aspectos que unidos a su interés hacen de él una obra recomendable, incluso para aquellos que no conocen a los personajes que circulan por sus 478 páginas a alta velocidad, las que han sido editadas por José Luis González Quirón. En definitiva, el autor aporta un buen número de claves para comprender mejor cómo se tomaron algunas decisiones relevantes en la reciente historia ferroviaria de España, como por ejemplo lo fue la construcción de la primera Línea de Alta Velocidad y la elección del ancho de vía estándar para ella. La narración de estos hechos y de cómo se construyó, a cuyo frente estuvo él mismo, releva aspectos desconocidos hasta el momento que servirán para concretar algunos puntos con total exactitud."
Reseña en FerroGUIA 
 "Hace unos meses se ha publicado Renfe en el diván, un libro de Jose Luis Villa, que fue el ingeniero que dirigió la implantación del AVE y que, tras casi cuarenta años en Renfe, dejó la compañía como director general a comienzos de este siglo. La obra tiene un interés enorme. En primer lugar, es un retrato indirecto de casi medio siglo de España que te hace reír en ocasiones, como cuando recuerda la rica y variada  terminología que existía en la Renfe de los sesenta para denominar a los urinarios, o la inextricable  maraña laboral, o casi llorar, como cuando cuenta la frivolidad de quienes compraban trenes como si fueran docenas de huevos o la miopía nacionalista que nos ha obligado a repetir a finales del siglo XX el error Subercase, multiplicándolo casi por diecisiete. En segundo lugar, es el retrato desde dentro, con extraña objetividad tratándose de españoles, de la gestión profesional y política de una compañía tan gigantesca y decisiva como ha sido Renfe. Por último, muestra en primer plano que el esfuerzo y las ideas de gente dispuesta a trabajar casi puede conseguir milagros, en este caso el cambio completo de una compañía en apenas dos décadas. Sinceramente, no creo que nadie que tenga que ver profesionalmente con el ferrocarril pueda prescindir de la lectura de un libro tan excepcionalmente singular. Los españoles no tenemos ni tradición memorialista, ni, por lo general, nos esforzamos mucho en razonar y en ser objetivos con nuestros rivales: el libro de José Luis Villa es un ejemplo de lo contrario."
José Luis González Quirós, profesor y escritor 

"Resulta muy atractiva la idea de someter a Renfe a un psicoanálisis, pues, sin duda, una compañía tan influyente en la economía y en la sociedad española debe tener mucho que contar, sin duda. Nadie tuvo hasta ahora la osadía de considerar que Renfe necesitaba un análisis para entender su comportamiento a lo largo de estos últimos cuarenta años, donde se pasó de la carbonilla a la red de alta velocidad. Ahora bien ¿existiría alguien con la suficiente valentía como para convertir sus recuerdos en una narración que desnudara la empresa pública que más se ha transformado en los últimos cuarenta años? Un escritor de encargo no hubiera sido tan arriesgado como para intentarlo. Además, las grandes compañías españolas no se sienten inclinadas a escribir sus propias historias, a dejar que nadie hurgue en sus archivos, ni siquiera que los protagonistas de los acontecimientos más importantes contribuyan con sus recuerdos a formar bancos de memoria oral, y menos aún que historiadores independientes puedan entrar en sus entrañas administrativas cuando todavía están vivas. Sin embargo, al menos hoy conocemos un autor que ha sido capaz de realizar un viaje biográfico para convertir sus recuerdos vividos en historia de RENFE, la compañía a la que dedicó toda su vida profesional.
José Luis Villa se plantea escribir un libro con sus memorias como  ingeniero de RENFE durante más de treinta años y, formulado así, el mismo planteamiento podría llegar a estremecer al posible lector. Los libros de memorias, las autobiografías escritas en España por personas del mundo de la política o de la cultura suelen oscilar entre el resentimiento y la vanidad cortesana. Nada de eso le ocurre al autor de esta historia, ya que él mismo se despoja de cualquier pretensión de ser protagonista heroico de ninguna historia y mucho menos de ser juez de última instancia de nadie. El lector agradece que sea un rapsoda con un fino sentido del humor quien cuente una historia semejante.
A lo largo de los capítulos del libro, José Luis Villa, ingeniero, nos cuenta el itinerario de su vida profesional, su paso por las diferentes “zonas” en las que estaba dividida una de las mayores empresas públicas del estado, en la que trabajaban decenas de miles de trabajadores, un verdadero ejército, un colectivo jerarquizado, más o menos disciplinado, y lleno de orgullo de pertenencia a una compañía que se extendía por todos los territorios del estado. El estudio de la función social de RENFE proporcionaría una radiografía muy útil para entender la formación de una meritocracia que fue la urdimbre del éxito de la transformación España entre las décadas de los sesenta y fin de siglo. Tomado como documento de trabajo, el libro que se ofrece es de un gran valor como testimonio personal. Con una sinceridad apabullante, a partir del epígrafe “Pelayo se fija en mi”, el autor cuenta su percepción de los defectos de la compañía, las consecuencias de protestar ante un superior, y la recepción que tuvieron sus reclamaciones, y el comienzo de su influencia como ingeniero en RENFE.
Se necesitaba coraje para protestar por la mala burocracia de la compañía, y Villa lo tuvo, de la misma forma que ahora ha sido capaz de poner por escrito todas sus percepciones de RENFE, de la “familia”. Primero departamento de movimiento, luego paso por las zonas sexta, séptima y quinta, por ese orden, terminando en la dirección de zonas, y su entrada en el nuevo mundo que se estaba abriendo para RENFE en la década de los noventa, cuando se construyó el primer tramo de alta velocidad.
El lector distraído puede pensar que el relato solo se detiene en detalles de la actividad profesional del autor porque engarza anécdotas y pequeñas historias personales al hilo de su itinerario. Sin duda compensa ya solo la lectura de ese viaje biográfico, lleno de vitalidad y de referencias a la historia reciente de nuestro país, pero ese estrato del discurso sólo es un primer nivel de narración. A través del libro conocemos la actividad que existió detrás de las cortinas de la gran política de la compañía, incluso llegamos a saber de las presiones personales que debían soportar los empleados de RENFE cuando la representaban en el ámbito internacional, de la confrontación entre la cultura personal y empresarial de los representantes de otros países. Deliciosa narración, sin duda, escrita pudor.
Sin embargo, no conviene creer que esa perspectiva de la vida privada agote el texto. Tal vez sin pretenderlo, y eso es un importante valor añadido, Villa reflexiona y evalúa en cada punto de su relato la política de RENFE y su dinámica. Como testigo de excepción, añade a su propia vida la biografía de las decisiones estratégicas que se produjeron en RENFE a lo largo de toda su estancia en la compañía. El autor muestra el entramado de pequeñas decisiones tácticas que se tomaron en torno a las grandes cuestiones que orientaron a la empresa española; ofrece información detallada del trasiego de personas en sus puestos claves que expresa la estrecha relación entre empresa y política.
Así, en un segundo nivel de lectura, a lo largo del libro se analizan y valoran esas decisiones estratégicas. José Luis Villa no sólo trabajó para RENFE sino que estudió y analizó sus entramados, su historia reciente, hasta llegar a ser testigo de la fase más controvertida de la década de los noventa, la que se refiere a la implantación de la alta velocidad. El capítulo 13 del libro está dedicado a contar esa historia, apenas sesenta páginas donde se da cuenta del proceso de toma de decisiones desde la perspectiva de alguien que, como el autor, tenía una evidente responsabilidad técnica en la compañía. Alguien sin duda curioso, que se documentó sobre la historia del ferrocarril en España, que analizó las decisiones estratégicas de carácter tecnológico tomadas en otras épocas. El valor de su testimonio no procede de la autoridad de quien puede decir “yo estuve allí”, sino que declara “yo estuve allí y pensé sobre lo que pasaba allí”. Si este fuera otro país, lo que cuenta José Luis Villa ayudaría al debate y al análisis de la dinámica de política tecnológica que se produjo en torno a RENFE. Pero eso sólo se produciría si éste fuera otro país.
Suficiente buena noticia resulta que haya habido un editor inteligente y cuidadoso que ofrezca un libro bien diseñado, con un índice onomástico precioso, con un diseño y tipografía que permite una lectura tersa. Suficiente honradez también la del prologuista, Ignacio Bayón, quien escribe un texto inteligente que no resta protagonismo al autor y que muestra su amor por la compañía que presidió en años fundamentales. Suficiente humor tiene el autor a la hora de recopilar tanto detalle minucioso encuadrado en un relato que enseña mucho, y que además hace pensar. Sería una noticia excelente que este libro tuviera tantos lectores como se merece, y que al menos algunos de ellos se preguntaran por el valor de las opciones tecnológicas que propició la política general del país en las últimas décadas."
Javier Ordóñez, catedrático de Historia de la Ciencia en la Universidad Autónoma de Madrid

"La primera impresión que me ha producido la lectura  del libro de José Luis Villa es que, planificó su escritura desde el momento que entró en Renfe, en 1967,  y fue tomado notas, día a día, desde ese mismo primer momento,  o que tiene una memoria prodigiosa, o que tuvo que consultar muchísimos documentos para redactarlo. El libro es una verdadera historia de Renfe, a lo largo de más de 30 años, desde la perspectiva de José Luis, pero tengo que añadir, que con mucha objetividad, al menos  en los 17 primeros años (1967-1984) en los que hemos convivido en la empresa, (los dos entramos el mismo año) y no tengo motivos para pensar que no ha hecho lo mismo en el resto de los años que él ha permanecido en Renfe.José Luis narra con una gran soltura y en  un tono muy ameno  que me “ enganchó” en su lectura desde las primeras páginas, como si se tratase una novela, con  un conjunto de personajes conocidos, algunos de los cuales ya tenía casi olvidados. El libro me retrotrajo a más de cuarenta años atrás y me metió en la trama como si yo fuese un personaje más, moviéndome entre los otros,   o como un observador privilegiado, lo que me permitió rememorar muchas situaciones  vividas en los 17 años en los que, como ya dije, los dos permanecimos juntos en laempresa. Y, ya metido en la trama, seguí leyendo con fruición todo el conjunto de acontecimientos acaecidos a partir de 1985, fecha de mi partida, cuando se han producido hechos decisivos para configurar los servicios ferroviarios  que podemos disfrutar actualmente, como el nuevas Cercanías y , especialmente, el Ave, cuya decisión y primeros servicios se decidieron a partir de aquel momento.No sólo se limita José Luis a relatar hechos, sino que no tiene empacho en enjuiciar las decisiones, acertadas unas veces y otras, no tanto, y lo hace, a mi modo de ver, concriterios objetivos, avalados por datos y situaciones comprobadas. Coincido, en líneas generales, con todas sus opiniones relativas a los ya citados 17 años  que hemos pasado juntos. En razón de algunos de los puestos que  he desempeñado en Renfe, tenía un conocimiento bastante amplio, y profundo, en muchos casos, de casi todos los titulados superiores y personas excluidas de reglamentación o de convenio; también, en relación con las personas citadas mi opinión coincide mayoritariamente con la suya.Me interesó extraordinariamente su relato de la implantación y desarrollo del Sistema de Calidad Total en lo que, al igual que en otros muchos sistemas, como La Estrategia y el Desarrollo de Directivos, por no  hablar de las tecnologías propias de las infraestructuras y de la  explotación ferroviaria, Renfe ha sido siempre pionera. En muy pocas palabras hace un compendio del estado del arte en la segunda parte de los ochenta, cuando se da un gran impulso a la Calidad Total en los Servicios. Me hizo recordar lo que, como consultor, estaba haciendo yo en Iberia de la mano del libro de Jan Carlzon, que él cita,Presidente de la Líneas Aéreas Escandinavas, SAS, titulado en castellano “El momento de la Verdad.Me resultó muy interesante el relato de los problemas y vicisitudes de la implantación de la Alta Velocidad, que el entonces Ministro de Transportes, José Barrionuevo, calificórecientementecomo el procedimiento de los “poyaques”,  por las decisiones sucesivas, no previstas desde un principio, que se han visto obligados a adoptar. Esta sucesión de decisiones, que relata José Luis, añadía un plus de dificultad al proceso que  cada día parecía alejar un poco más la fecha comprometida de su puesta enmarcha y que, finalmente, se alcanzó y de cuyo éxito, reconocido por todo el mundo, en la más amplia acepción de la palabra “mundo”, no hace falta decir nada más.El libro constituye un compendio de casos dignos de estudio en un Máster de Transportes, con la ventaja de que, a diferencia de muchos de los que se estudian en  lasEscuelas de Negocios, su lectura es amena, siguiendo el consejo horaciano de enseñar deleitando."
Francisco Cal Pardo, expresidente de AENA 

"El autor, con sus conocimientos amplios y profundos de la Empresa, nos presenta un libro bien estructurado y muy bien escrito, con la particularidad de ser ameno, sincero y valiente, fácil de leer incluso en sus capítulos técnicos y económicos. En resumen, libro imprescindible para aquellos lectores, que quieran conocer la historia de Renfe, en las últimas tres décadas del siglo XX."
 Rafael Oliva, exdirector de Viajeros de Renfe

"El 14 de febrero la Casa de los Trenes vivió moments para emmarcar. El Museo del Ferrocarril de Cataluña en Vilanova i la Geltrú recibió la visita de José Luis Villa, un hombre excepcional. Autor de una parte esencial de la historia del ferrocarril del siglo XX y de los cimientos del XXI y del libro Renfe en el Diván, toda una joya. El anuncio de su presencia atrajo a muchas personas que lo acompañaron en aquella aventura y a oros admirador es del coraje, la integridad, la acción o la inteligencia al servicio del bien común. Quedan para la eternidad imágenes únicas de aquel viernes de San Valentín, de reencuentros de enamorados del tren y su nobleza. Gracias, gracias, muchas gracias a los protagonistas de aquella tarde, Alberto García Alvárez, Andrés López-Pita y, en especial, a José Luis Villa de la Torre. Tres modelos de personas que nos enseñan que es possible cambiar el mundo y como hacerlo bien. Como hacer para que sea más sostenible, acogedor, valiente, respectuoso y satisfactorio para sus criaturas. Fue un honor para los habitantes de la Casa de los Trenes presentar una publicación tan excepcional como su autor."
Pilar García Fuertes, Directora del Museo del Ferrocarril de Cataluña

"Confieso que abordé la lectura de tu libro con un cierto escepticismo, pensando “un libro de trenes”, pero desde sus primeras páginas, me sorprendió y me atrapó, pues no era “un libro de trenes” era el relato de las vivencias de una persona, que se empeño en hacer una buena gestión desde puestos de diversa importancia, en la empresa más grande de nuestro país y además muy bien escrito.   El relato está salpicado de infinitas anécdotas y cita con tal profusión, nombres, fechas y datos que me hace pensar que llevabas un diario de tus actividades, o eres poseedor de una memoria prodigiosa. En cualquier caso ¡enhorabuena! Has hecho realidad el sueño que, sin duda, han acariciado muchísimas personas: inmortalizar, escribiendo un libro, toda una trayectoria profesional exitosa y lo has hecho con valentía diciendo algunas verdades que otros no dirían y dando tus opiniones sobre diversos temas, no siempre profesionales, y sobre diversas personas con las que has coincidido en tus más de 32 años en RENFE.  Esta es una de las cosas que hacen, que tus amigos, se sientan orgullosos de serlo. Mi más calurosa ENHORABUENA."
Álvaro Clemares García, empresario

"Todo el país ha visto, y muchos han descrito, las distintas fases de la  evolución del transporte ferroviario como un proceso natural de su modernización. Pero siempre ha sido una visión externa y objetiva del desarrollo del ferrocarril en España.
No tantas personas han tenido la ocasión de vivir los distintos acontecimientos desde dentro de la empresa ferroviaria y, sobre todo, nadie había tenido, hasta ahora, la determinación, la información y la capacidad de contarlo.
José Luis Villa, ha sido testigo de casi todos los hechos y decisiones que han sido determinantes para llegar a la situación actual del ferrocarril y ha recogido, con paciencia envidiable, la información necesaria para escribir este libro. Cuando se analiza la trayectoria profesional del autor se llega a la conclusión de que es, sin duda, la persona más indicada para explicar cómo sucedían las cosas vistas, y sobre todo vividas, desde la organización de lo que fue Renfe.
La carrera profesional del autor vino a culminar, como se indica en el título del libro, dirigiendo la puesta en servicio de de la primera línea de alta velocidad, cuando ya con niveles altos de politización en la empresa, tuvo que ser llamado, junto a otros profesionales, para continuar, en parte corregir y finalmente concluir, la construcción y puesta en servicio que otros, con mayor significación política pero, menor capacidad de gestión, habían comenzado.
Entre los aspectos originales de este libro me gustaría destacar, por su interés histórico, la auténtica “galería de retratos” firmados por el autor, de los distintos Presidentes del Consejo de Administración. Siempre personas relevantes de la vida española, son aquí observados desde cerca y, de algún modo, juzgados por sus capacidades, estilos de dirección, talante, aportaciones y también, en algunos casos, por sus debilidades. El resultado es muy estimulante y creo que, dentro de la inevitable subjetividad, bastante realista.  Lo anterior no es más que una muestra de hasta qué punto José Luis Villa estuvo en lugares decisivos  en los momentos más críticos. Esto da un especial valor a lo que en el libro se describe con todo detalle, máxime cuando se hace desde un punto de vista estrictamente profesional y sin que nadie pueda poner en duda, y menos los que estuvimos viviendo la empresa en esas épocas, la veracidad de los hechos que se relatan.
José Luis tiene pluma fácil y casi todos los que han leído el libro que yo conozco, lo han hecho de un tirón.
Espero que resulte interesante para muchas personas, sobre todo porque un período histórico en el que muchos pasamos de sufridos receptores de quejas y reclamaciones a destinatarios satisfechos de parabienes y felicitaciones, quede plasmado con el detalle y la precisión que en este libro se hace."
Javier Moreno, exdirector de Transportes de Renfe

"El libro Renfe en el diván narra en primera persona la vida profesional de un ferroviario que empezando por la escala mas baja de los titulados superiores llego a la Dirección General de la empresa, tras muchos años de servicio en toda clase de puestos y de responsabilidades de lo mas variado y fundamentalmente ligadas a la gestión. No se limita a vivencias personales sino que hace una descripción rigurosa  de los problemas técnicos y de gestión que se encontró durante su amplia carrera. Cualquier ferroviario que haya tenido una carrera amplia y variada o bien que haya coincidido con Jose Luis en algún momento o haya estado en puestos similares de categoría o geografía o simplemente sea un amante de este medio de transporte y le guste conocerlo mas a fondo, se sentirá enganchado desde las primeras páginas. La obra es rigurosa en las descripciones técnicas y en las decisiones que se tomaron en cada momento. Sobre todo es de una sinceridad que me asombra. No se corta un pelo al decir lo que opina sobre las decisiones, los planes y sobre todo las personas. En resumen, para el que conozca al autor: genio y figura."
Juan Villaronte exdirector general de Infraestructura y 
exdirector general de Operaciones de Renfe 

"Un tipo puede cambiar de todo: de cara, de casa, de familia, de novia, de religión, de dios. Pero hay una cosa que no puede cambiar… no puede cambiar de pasión." El secreto de sus ojos. Película de Juan José Campanella, año 2009. Tuve la oportunidad de poder leer un primer borrador del libro a comienzos de 2013. La verdad es que me enganchó de tal manera, que lo leí de un tirón. Ver “negro sobre blanco” ordenadas y bien narradas cuestiones vividas o cercanas; disfrutar con las opiniones, juicios o comentarios del autor; o descubrir lo que hay “detrás de la cortina”, constituyen un atractivo de primer orden para que este libro tenga éxito (que lo tendrá) en el mundo ferroviario. Pero es que además este libro es una crónica de un tiempo y de un país a través de sus ferrocarriles (sólo hay que fijarse en la portada): nuestra historia reciente, la evolución de nuestra sociedad, quedan reflejadas en el libro directa o indirectamente, de modo que el texto también atraerá a una segunda órbita de lectores no tan próximos al tren. En definitiva, un libro muy recomendable, por el que hay que estar agradecidos a la memoria y a la pluma de José Luis Villa, apasionado de los trenes."
Francisco Minayo, director general de Operaciones de Renfe 
"Reconozco que al recibir el Libro y ver su cubierta no sentí gana alguna de leerlo. Tal vez por mi deformación humanística, lo que me interesa son las personas y con raras excepciones las empresas en sí mismas. Pero siendo su autor inteligente, culto y sensible, además de amigo, no tuve otro remedio que adentrarme en él. Con gran sorpresa, comprobé que no era lo importante RENFE, sino las personas que casi de una forma anónima trabajan en la Entidad. Por tanto, mi error inicial se convirtió en interés. De ahí que concluyera que se trata de cuasi “memorias” del autor, quien a veces con cierto humor y siempre con gran precisión y una  memoria en personas, fechas y lugares, excepcional, da cuenta de las dificultades que tuvo que afrontar, las incomprensiones dentro y fuera de la Entidad, y sobre todo de las luchas internas en las que no pudo evitar entrar con gran sentido de la responsabilidad y hombría para remontarlas."
Luis Lerga Gozálbez, exmagistrado de la Audiencia Nacional 

"El libro recorre a modo de senda los quehaceres del autor, a lo largo de su dilatada carrera profesional, en multitud de puestos de trabajo que desempeñó en Renfe, y que le acreditan como experto en el conocimiento de la Casa. En el transitar por ese camino, surgen muy nítidos los acontecimientos que ocurrieron en el País y la forma en que influyeron en la Compañía, las políticas de Empresa, unas veces acertadas y otras deplorables, con sus ingredientes de intrigas y juegos de poder, y con carácter de importante protagonismo, las PERSONAS, que van apareciendo en el discurrir del tiempo, desde varios presidentes hasta modestos pero imprescindibles colaboradores, todos ellos reflejados con ecuanimidad, en algunos casos con cariño y en otros con firmes reprobaciones, seguramente por su falta de buen hacer. Todo ello ha dejado una magnifica fotografía panorámica de la Renfe, entre los años 1967/1999."
Gustavo Venero, exdirector de Servicios del AVE